top of page

LECHE DE ALMENDRAS CASERA


Las almendras son ricas en proteínas, en hidratos de carbono de absorción lenta, por lo que tienen un índice glucémico bajo. Tienen un alto contenido en calcio y también en vitamina E, por los que son un excelente antioxidante.

Por todas estas propiedades son un alimento especialmente beneficioso durante el embarazo y también durante el post parto pues con galactógenas, es decir, estimulantes de la leche materna.


La leche de almendras casera no tiene nada que ver con la leche de almendras envasada que encontramos en el supermercado. Es más natural, porque no añadimos ningún conservante, y más saludable porque tampoco añadimos azúcar. Y es que la mayoría de leches envasadas tienen azúcar añadido porque la almendra puede tener un ligero sabor amargo. Para contrarrestar esa amargura, en esta receta he añadido especias, que puedes variar a tu gusto y endulzado con dátiles meedjool.

Otra de las ventajas es que puedes usar la pulpa restante para una infinidad de recetas. ¿Se te ocurre alguna?


Ingredientes:

. 130g de almendras

.450 ml de agua filtrada

.4 dátiles

.una cucharadita de vainilla en polvo


Preparación:

Poner a remojo las almendras toda la noche o al menos durante 8 horas.

Desechar el agua de remojo, aclarar debajo del grifo y poner las almendras en el vaso de la batidora con el agua filtrada, los dátiles y la vainilla.

Batir a la máxima potencia durante unos minutos.

Para filtrarla colocar una bolsa de leche o una tela de algodón sobre un gran bol. Ir echando poco a poco la mezcla sobre la tela y filtrar estrujando la tela hasta que quede una pasta húmeda en el fondo de la tela.

Pasar la leche de almendras a una botella o frasco y guardar en el frigorífico durante 4 días.


 

bottom of page